Página 38 - Notimueble 370 baja

Versión de HTML Básico

EDITORIAL
LÍNEA
Notimueble
2013
Cada empresa es
responsable de sus
propios resultados
Las ficticias creaciones
de los políticos
Editorial
Luis Pazos
www.notimueble.com.mx / Año 31 - Num 370 / 2013
EDITORIAL
ENTREDICHO
C
u l t u r a lme n t e l o s
mexicanos tenemos
un fuerte arraigo al
paternalismo guber-
namental . Esto se
puede ver simplemente en la pos-
tura que toman los vecinos de una
comunidad cuando por casualidad
o por motivos de campaña política
son visitados por los políticos o can-
didatos; nunca falta la viejecita que
se acerca a pedir una silla de ruedas
para facilitar su tarea de vendedora
de dulces por las calles, o aquella
madre cabeza de familia, que solo
pide apoyen con becas a sus hijos
para que continúen asistiendo a la
escuela y tengan un mejor, futuro.
Tal vez me tachen de insensible,
pero este tipo de imágenes pusilán-
imes, presentadas en los medios
de comunicación, que pretenden
exaltar la voluntad del mexicano
por salir adelante, lo único que me
provocan es rabia y coraje, porque
hacen creer a otros espectadores,
que el gobierno es el todo poderoso
y dador de bienes y servicios, no
porque sea su obligación, sino por
su gran benevolencia y compromiso
hacia las clases desprotegidas y
más necesitadas.
Esta imagen de papa gobierno
que todo lo da y siempre está al
pendiente de cubrir las necesidades
de su pueblo, tiene tanto arraigo
en la idiosincrasia del mexicano,
que muchas veces se extiende a
otros ámbitos e incluso ha llegado
hasta los empresarios, pues mu-
chos de ellos atribuyen su falta de
crecimiento, a los escasos o nulos
apoyos que reciben por parte de
las entidades gubernamentales,
siendo que son ellos en gran parte
responsables del estancamiento en
el que se encuentra la industria.
Es cierto que sin la inversión gu-
bernamental y la instrumentación
de programas para fortalecer la
industria, los empresarios se ven
limitados en su crecimiento, sin
embargo, algunos ya se estaban
acostumbrando a su estado de
confort y plácidamente se limita-
ban a esperar las convocatorias de
adquisiciones gubernamentales para
colocar sus productos, dejando atrás
la búsqueda de nuevos mercados,
la prospección de nuevas oportuni-
dades comerciales, la captación de
nuevos clientes, que precisamente
les permitiera ir creciendo y tener
alternativas, en caso de que Don
gobierno, decidiera -como esta hoy
sucediendo- detener las compras y
cambiar las reglas del juego.
Inclusive algunos empresarios
dejaron de participar en exposi-
ciones, una de las plataformas que
se ha comprobado son las que tienen
mayor éxito en cuestiones com-
erciales, pensando en que no era
necesario seguir promocionando sus
productos, pues finalmente tenían
su venta asegurada y no necesita-
ban meterse en complicaciones de
competitividad y productividad.
A tanto ha llegado el estado de
dependencia, que incluso algunos
de los empresarios que se han visto
ahora en la necesidad de volver a
participar en ferias y eventos es-
pecializados, –ante la parálisis de
la actual administración guberna-
mental- resulta que ahora quieren
también hacer responsables a los
organizadores de estos eventos de
los pocos resultados que tienen.
Siendo que un expositor al aceptar
a ir a cualquier tipo de evento, debe
prepararse para propiciar que su par-
ticipación sea productiva y rentable.
Claro que es un trabajo conjunto
entre organizadores y expositores,
pues cada uno en su ámbito busca
el éxito del evento, pero de eso a
que los participantes pretendan
tener montos millonarios en sus
ventas, en una sola participación,
cuando todo el año, hicieron nula
promoción de sus productos y se
dedicaron solo a ir trabajando para
salir con la nómina de cada mes,
pues es muy diferente.
Es fácil entrar en un estado de
confort y dentro del sector indus-
trial, el periodo de comodidad ya
se había prolongado más de lo de-
bido, pero es obvio que el sector
ya no puede seguir así, pues las
consecuencias se empiezan a ver
y si no se actúa a la brevedad, las
consecuencias pueden ser mucho
peores de lo hasta ahora visto.
Que cómodo es esperar que
otros resuelvan mis problemas
N
o pude ser que a
estas alturas, hasta
e l empresar i ado
nacional siga espe-
ranzado en recibir
apoyos del gobierno para imple-
mentar una estrategia y buscar
una solución a la recesión en la
que se encuentra prácticamente
toda la actividad industrial, no
se diga la mueblero-maderero.
Pues aunque parezca increíble,
muchos fabricantes de mobil-
iario decidieron faltar a la expo de
muebles –evento para mayoristas,
previo al Buen Fin, realizado en la
Ciudad de México- argumentando
que las autoridades no liberaron
ningún tipo de recursos para las
Pymes como se venía haciendo en
años anteriores, y pues que ante
esta falta de interés por parte del
gobierno, se veían imposibilita-
dos a participar. Definitivamente
creo que esa no es la actitud, pues
finalmente a quien debiera in-
teresarle reactivar las ventas es
precisamente a los industriales del
mueble, pues como todo mundo
bien sabe las instancias guberna-
mentales, se rigen por sus lentos
esquemas burocráticos. Es cierto
que son de gran ayuda los apoyos
económicos que brinda el estado,
sin embargo, el sector no puede
depender al 100 % del gasto pú-
blico, siempre debe haber un plan
B, para que a las empresas no les
suceda, precisamente lo que ahora
está pasando.
La falta de cultura empresarial
es precisamente una de las causas
de que han llevado a la industria
mueblera, al atraso en el que se
encuentra, y no se va a recuperar,
si no es a través de los propios
fabricantes y comerciantes, pues
todos los demás –consumidores
y gobierno-son simples especta-
dores, que de alguna manera no
tienen ningún interés, ni obtienen
ninguna ganancia directa si me-
jora o empeora la situación de los
muebleros.
Pan y Circo
Parece increíble que mientras
el congreso debate sobre la apro-
bación o rechazo a las reformas
propuestas por el ejecutivo fed-
eral, y que a decir de la mayoría
de los especialistas, perjudicarán
en gran medida a la clase media
y no se diga a la obrera, los ciu-
dadanos, están más preocupados
por conocer los resultados de la
selección nacional, que saber a de-
talle los alcances que estas refor-
mas tendrán. No es que estemos
en contra de los deportes, mucho
menos de los futbolistas que nos
representan, pero es triste ver
como el país se desmorona por la
mala administración que tenemos,
por la falta de visión de nuestros
políticos, por la corrupción en la
que se vive en todos los ámbitos y
el pueblo está preocupado porque
la selección mexicana no va a ir
a jugar a Brasil el próximo año.
Esa misma impresión de apatía
es la que muchos industriales del
mueble presentan, al no querer
participar en eventos que se re-
alizan en diferentes entidades del
país, y se limitan a ser solo espe-
ctadores de lo que ocurre; dejando
solos al gobierno, organismos
intermedios, asociaciones y hasta
a algunos empresarios con inicia-
tiva, con todos sus proyectos para
mejorar la situación de estancami-
ento en la que nos encontramos.
No se vale que mientras algunos
intentan se empeñan en buscar
¿A quién le interesa?
la manera de salir adelante, otros
solo pacientemente esperan a ver
que sucede y mientras lo hacen, se
divierten mirando fut bol.
Cada quien platica
como le fue en la feria
Bien dicen todo depende del
cristal con el que se miran las co-
sas, pues mientras algunos em-
presarios que participaron en la
pasada edición de expo de muebles
consideraron el evento como una
gran oportunidad para hacer nuevos
contactos y tener un panorama real
de las necesidades y demandas del
mercado, otros muchos se quedaron
simplemente con ganas de vender
más, pues fueron con la idea de
que en los días de exposición iban
a levantar los pedidos que no han
podido hacer en los 10 meses que
nos anteceden y peor aún, sin ir pre-
parados para ello, pues muchos ex-
positores no tuvieron la precaución
de imprimir listas de precios, catál-
ogos, es más algunos llegaron hasta
sin tarjetas de presentación y pues
la verdad, ¿así ni cómo ayudarles?.
Aquí una vez más se comprueba
lo que muchos dicen, que el éxito
de una exposición es para quienes
se preparan, para quienes tienen
la visión de ir a hacer negocios.
Ya basta de pensar que una feria
especializada es un mercado sobre
ruedas techado; nada de eso, es un
espacio para hacer negocios, donde
se lleva una oferta en específico y
donde se busca el encuentro con
la contraparte demandante, donde
se invita a los propios proveedores
y clientes, donde se comparten
carteras y tips de comercialización,
en fin el éxito es para quienes lo
provocan.
Cercanas las buenas tempora-
das comerciales
Aunque muchos dicen que
desde hace un par de décadas, para
el sector del mueble ya no existen
tiempos buenos, lo cierto es que
el fin de año, sigue generando
grandes expectativas comerciales,
pues es en estas fechas cuando
la mayoría de los trabajadores
reciben un adicional a su salario
y tienen la posibilidad de adquirir
bienes duraderos para el hogar,
como son los muebles.
Es una realidad que no se gasta
como antes, pues muchos emplean
los recursos extras de aguinaldo
y caja de ahorros, para liquidar
cuentas adquiridas en el transcurso
del año, sin embargo, si existe una
buena oferta por parte del com-
ercio, respaldada con una buena
campaña publicitaria, difícilmente
los consumidores se pueden re-
sistir a comprar aquellos productos
que consideran necesarios para
su vida, de ahí la importancia
de que los comerciantes se pre-
paren desde hoy para hacer una
propuesta atractiva a los miles de
compradores que ya esperan con
ansia su retribución al trabajo
realizado a lo largo del año.