Página 84 - Notimueble Edici

Versión de HTML Básico

MARCAS
EDICIÓN INTERNACIONAL
Año. 32 - Num. 374 / 2014
PRODUCTO DE MARCA
U
na tecnología de
vangua r d i a que
vino a revolucio-
nar el mercado de
la electrónica y la
telefonía, sin duda es la panta-
lla táctil. Componente esencial
de cualquier smartphone, tablet
o aditamento avanzado, por su
naturaleza, es tendencioso creer
que su desarrollo fue producto de
la modernidad de nuestros días
actuales.
Sin embargo, la tecnología táctil
o touch no es tan reciente como
creería la mayoría de los consu-
midores. De hecho, su invención
no data ni siquiera de la última
década. El primer antecedente
de pantalla táctil, fue creado por
el ingeniero Samuel C. Hurst, de
la Universidad de Kentucky, en
Estados Unidos en el año de 1971.
Este prototipo de tecnología
táctil consistía en una pantalla de
tubo de rayos catódicos sobre la
cual se extendía superficialmente
un campo de rayos infrarrojos.
Cuando el dedo incidía sobre algún
punto de la pantalla, se producía
una interferencia entre el campo de
infrarrojos que el ordenador detec-
taba y localizaba espacialmente.
Su primera aplicación comercial
fue la computadora HP-150, que
apareció en el mercado en 1983,
y fue considerablemente vendida.
Le siguieron más compañías que
importaron la tecnología a sus
ordenadores, para finalmente en los
años 90, empezar a surgir dentro
de la industria de la telefonía.
En 1993Apple introdujo la PDANewton,
un teléfono móvil que integraba agenda, ca-
lendario, llamadas, mensajes y más funciones
en una pantalla sin teclado, con tecnología
táctil: sin embargo, este producto no tuvo
éxito comercial. No mejor fue la situación
para lanzamientos de otras compañías, como
La tecnología Touch un toque
de historia en nuestras vidas
IBM, y Palm, esta última logrando más
ventas pero pasando rápidamente sus PDAs
a la discontinuidad.
Para las computadoras, la primera gene-
ración de tecnologías táctiles murió a finales
de los 80 ts, cuando los consumidores ya no
veían practico el touch en sus pantallas de
ordenadores por una seria de retos ergonó-
táctiles que hicieron de esta tec-
nología algo cotidiano.
Actualmente la tecnología
táctil más utilizada, es la de pan-
tallas resistivas, que constan de
un panel de cristal cubierto con
un conductor y una capa con
una resistencia metálica. Una
corriente eléctrica circula entre
ambas capas, mientras la pantalla
del monitor táctil está encendida.
Cuando se toca el monitor tác-
til, las dos capas hacen contacto
en ese punto exacto. Una vez que
se conocen las coordenadas en la
pantalla, un controlador especial
traduce ese toque en algo que el
sistema puede entender. Este es
el tipo de touch que vemos en
nuestros smartphones y tablets.
Por otra parte, también está
la tecnología táctil capacitiva,
usada más en computadoras que
han sido lanzadas al mercado.
Su empleo consiste en una capa
que almacena cargas eléctricas,
emplazadas en el panel de cristal
del monitor.
Cuando se toca la pantalla
táctil con el dedo, un poco de esa
carga es transferida al usuario,
por lo que la carga en la capa
disminuye. Unos circuitos localizados en
cada una de las esquinas de la pantalla se
encargan de medir esta disminución. El
ordenador calcula donde se ha producido el
contacto para después enviar la información
al controlador de software del monitor táctil
en cuestión.
Las dos formas táctiles mencionadas son
las usadas comercialmente en los productos
electrónicos que compramos todos los años;
pero adicionalmente, existen usos táctiles
para fines más industriales y rudos como la
tecnología de sistema de onda acústica de
superficie , más conocido como SAW, o las
pantallas táctiles infrarrojas, básicamente una
versión mejorada el primer touch de Hurst.
micos incumplidos, como la incomodidad
de mantener el brazo alzado para tocar la
pantalla, y siendo que para
entonces ya existían los
mauses y teclados.
Para 2007, el mundo
táctil volvió a ver la luz
al mercado, con el lan-
zamiento del iPhone por
parte de Apple, al que le
siguieron más versiones de
este y la primera tablet, el
iPad. De ahí hasta nuestros
días el mercado se inundó
de reproductores de músi-
ca, tablets y smartphones