Página 33 - 376

Versión de HTML Básico

EDICIÓN INTERNACIONAL
Año. 32 - Num. 376 / 2014
Por otro lado, las repercusiones
que tendría la construcción de este
centro de negocios en la ecología
de la zona es otro problema, que
todavía no queda nada claro, ya
que los organizadores aseguran que
cuentan con todos los permisos req-
ueridos -entre ellos los ambientales-,
pero lo cierto es que iniciada su
construcción a finales del 2013, los
promotores del millonario proyecto
enfrentan un nuevo obstáculo: la
Coordinación Nacional de Protec-
ción Civil (CNPC) de la Secretaría
de Gobernación entregó hace unos
días a la Cámara de Diputados un
dictamen en el que advierte que la
zona donde se construye el complejo
es insegura
Dragon Mart “estará expuesto
en una zona de peligro alto” a las
contingencias ciclónicas, dice el
reporte. Aunado a esto, la CNPC
también sugiere la revisión de la
licencia de construcción, que otorgó
el Ayuntamiento con base en la
sentencia del Tribunal Superior de
Justicia del estado.
El documento de Protección
Civil fue entregada al Congreso
de la Unión, en respuesta a una
solicitud que formularon diferentes
dependencias federales para conocer
“los riesgos ambientales, económi-
cos y sociales que representa el
Proyecto Dragon Mart Cancún”,
el cual se ubica a 3.4 kilómetros
de la línea costa.
El reporte suscrito por el coor-
dinador nacional de la CNPC, Luis
Felipe Puente Espinosa, advierte que
el predio denominado “El Tucán”,
donde se construye Dragon Mart,
se encuentra en una zona de “inun-
daciones pluviales”, por los efectos
de “viento intenso y lluvia”, en caso
del impacto de un sistema tropical.
Cabe señalar que actualmente, el
predio donde se construye Dragon
Mart está sujeto a una inspección
por parte de la Procuraduría Fed-
eral de Protección al Ambiente
(Profepa), como resultado de un
amparo presentado por el senador
Daniel Ávila Ruiz y diversas organ-
izaciones, a fin de que se determine
si el proyecto requiere de permisos
federales en materia de impacto
ambiental.
El proyecto solo cuenta con
el permiso estatal, otorgado por
el Instituto de Impacto y Riesgo
Ambiental (Inira) de la Secretaría
de Ecología y de Medio Ambiente
(SEMA) del Gobierno del estado.
Empresarios del sector mueblero
preocupados por el Dragon Mart
trabajan por lograr condiciones de
igualdad con los productores chinos
Por su parte, empresarios del
sector mueblero están sumamente
preocupados por la situación que
generará el Dragon Mart en esta
industria, ya que temen que ante
la entrada de mercancía china “con
vía libre” a través de este proyecto,
se lastime aún más este sector que
de por sí está bastante deteriorado.
El sector mueblero está preo-
cupado porque el Dragon Mart
significa la apertura de bodegas de
muebles chinos en la zona de Can-
cún donde van a tener puerto libre
y tendrán la mercancía disponible
para poder ingresarla al país, lo
cual le pega directamente al sector
mueblero, señaló en su oportunidad
el empresario Pedro Pin Mantecón,
representante del sector del Mueble
Tapizado de Canacintra.
Al respecto, el representante
empresarial señaló que Canacin-
tra entiende que el proyecto no se
puede parar, en base a las políticas
de México de ser una economía
abierta y de ser un país que está
dispuesto a negociar y a comerciar
con cualquier otro país del mundo.
Sin embargo, “s i fuera un
proyecto de cualquier otro país no
tendríamos inconveniente, lo que
nos preocupa es la importación
de productos chinos, los cuales
traen un alto grado de apoyo de su
gobierno para ofrecer precios muy
baratos”, señaló.
En su oportunidad la empresaria
Irene Orozco, también representante
de una de las ramas del sector mue-
blero de Canacintra, señaló tam-
bién: “El problema más grande que
tenemos es que se establezca China
en nuestro país, concretamente el
Dragon Mart, es un problema muy
grande, que de concretarse termi-
naría con la industria mueblera, al
igual que otras industrias se verían
muy afectadas porque estaríamos
abriéndole la puerta al enemigo
más grande, al competidor más
grande que tenemos en el mundo,
que es China”.
Esta apertura implica acortar
distancias, eliminar impuestos y
costos de fletes que es lo que real-
mente sumaba el costo final de los
productores chinos. “Entonces es-
tarían directamente compitiendo con
nosotros, sin contar la capacidad de
producción que tienen, la tecnología
y los costos tan bajos que manejan
en la mano de obra”, señaló.
Por su parte, Pedro Pin, señaló
que ante esta situación los empre-
sarios del mueble ya empezaron a
realizar ciertas acciones para ver
cómo se van a defender ante esta
competencia, básicamente por tres
frentes: generar información sobre el
sector mueblero, porque es impor-
tante que se conozca la situación que
vive esta industria, esto con el fin de
poder dar propuestas a la Secretaría
de Economía para que los apoye.
Esto va de la mano con un análi-
sis muy detallado de cómo afectan
las importaciones, principalmente
de China, al sector mueblero na-
cional, ya que éstas se han ido
incrementando año con año, con
múltiples ventajas sobre el producto
mexicano, ya que vienen subsidi-
ados por el gobierno chino. “Este
estudio permitirá también presentar
un caso a la Secretaría de Economía
para poder buscar la autorización
de cuotas compensatorias”, señaló
el empresario.
Entre otras acciones, el sector
mueblero de Canacintra se acercó
también al Senado de la República,
específicamente a las Comisiones de
Fomento Económico y la de Asia-
Pacífico para externarles su preo-
cupación por el Dragon Mart, con la
idea de que se les proporcionen a los
productores nacionales las mismas
condiciones que tienen los fabricantes
chinos, para que puedan competir.
“Lo que nos preocupa es que
los fabricantes mexicanos podamos
competir en las mismas condiciones
contra las importaciones chinas;
para eso necesitamos cuotas com-
pensatorias como lo hizo la indus-
tria del calzado nacional hace un
tiempo”, dijo.
De esta forma, ante el desafío
que representa la apertura del
Dragon Mart para los empresarios
mexicanos, especialmente los del
sector del mobiliario, los integrantes
de este sector no buscan, a estas
alturas, frenar el proyecto pero
sí exigen –y trabajan también por
ello- que se otorguen las mismas
condiciones, que “las reglas del
juego sean parejas para todos los
que vamos a cubrir al sector del
mueble de México”.
Empresarios del sector
piden que se detenga la
construcción del Dragon
Mart, mientras que
otros más señalan que
inhabilitar el proyecto
es prácticamente
imposible, pero que sí se
puede luchar por lograr
igualdad de condiciones
comerciales,