Página 30 - 377

Versión de HTML Básico

REPORTAJE
U
na deficiente política
económica que se
caracteriza por una
absurda ley fiscal
que sólo deterioró
aún más el bajo poder adquisitivo
de la población, aunado a viejos
problemas que aquejan de hace
tiempo a la industria del mueble,
tienen al borde del colapso a los
empresarios mexicanos del sector
que ya no saben a quién pedir ayuda
ante la grave crisis que sufren y que
en los últimos meses se ha agravado.
La compet i t ividad y el de-
sarrollo del sector mueblero están
seriamente cuestionados y es más,
los propios empresarios de esta
industria señalan un rezago en su
desarrollo e incluso un retroceso,
ya que si bien antes este sector
a nivel nacional producía el 3%
del PIB, actualmente no llega ni
al .8 por ciento.
Esto se traduce en una devasta-
dora realidad para los integrantes
de esta industria, los cuales no sólo
han visto bajar sus ganancias por
la falta de apoyos gubernamen-
tales que propicien la inversión,
sino también por la reciente Ley
fiscal que mantiene a la economía
estancada ante la falta de certi-
dumbre en el mercado y la gran
carga fiscal que se le impuso a los
contribuyentes cautivos.
Toda esta incertidumbre ante
la equivocada política económica
del Gobierno actual, ha traído tam-
bién como consecuencia que el
poder adquisitivo de la población
se merme aún más y por consigu-
iente no existan ventas, lo que se
transforma en un círculo vicioso
que inhabilita la inversión y por lo
tanto debilita la economía.
De igual forma se suman a los
factores que provocan esta crisis:
el exceso de reglamentos y cues-
tiones administrativas que deben
cumplir las empresas para poder
abrir o mantenerse en operación;
así como la competencia desleal que
significan las altas importaciones de
muebles e insumos, productos que
aunque en su mayoría no pueden
competir en calidad con los mexi-
canos, sí lo hacen en precios, pero
por la mala calidad que tienen y las
Viejos problemas que aquejan de hace
tiempo a la industria del mueble
Lo mantienen al borde del colapso
facilidades arancelarias por parte
de nuestro país.
Ya lo reveló el Instituto Mexi-
cano de Finanzas (IMEF) (www.
elfinanciero.com.mx) hace unos
días: de 400 pequeñas y medianas
empresas nuevas, sólo el 10 por
ciento logra sobrevivir y hay que
recordar que la mayoría de la in-
dustria del mueble se ubica en el
rubro de las Pymes.
Aunado a estos problemas, la
industria del mueble también se
enfrenta a la falta de conocimiento
de los empresarios, quienes ante la
crisis económica que se vive en el
país, se niegan a invertir, actualizar
e innovar, claves que de acuerdo a
diversos industriales del área son la
clave para salir adelante, sobre todo
cuando el año pasado y lo que va del
2014 se ha caracterizado por estar
“casi paralizado” económicamente.
Atrapados sin salida
Gran parte de los empresarios del
mueble, ya sea fabricantes o com-
ercializadores, se sienten atrapados
sin salida en medio de una economía
que los está asfixiando, donde las
ventas de sus productos han caído
al por mayor como consecuencia
del bajo poder adquisitivo de la
población que prefiere cubrir sus
gastos básicos de alimentación y
vestido antes que comprar muebles.
Aunado a esto, estos empresarios
enfrentanunadoblepresióncuandoson
víctimas de una excesiva carga fiscal
que vino a incrementarse con la recién
aprobada reforma fiscal, obligando a
muchos de éstos a pensar cerrar sus
negocios, importar en lugar de fabricar
o simplemente cambiar de giro.
En una encuesta que realizó
Notimueble entre empresarios del
mueble, destacó la percepción de
que la situación de esta industria
en México, durante los dos últi-
mos años, no ha mejorado. Por el
contrario se ha vuelto muy difícil.
Los más optimistas, pocos por
cierto, señalan que en el mejor de
los casos la industria del mueble se
ha mantenido, pero que sólo ha sido
en los casos de las empresas que
buscan innovar en su producción
y con nuevos productos, aunque
realmente no todas las compañías
pueden invertir en estos rubros.
Los empresarios encuestados
coincidieron también en que las
recientes modificaciones a la ley
fiscal terminaran por afectar o
propiciar la desaparición de las
Pymes muebleras, al tiempo que
señalaron que no esperan una me-
joría de esta situación, por lo menos
en el corto plazo.
De igual forma coinciden en
señalar que la falta de ventas se
propicia por el bajo poder adquisi-
tivo de la población, que busca
primero satisfacer sus necesidades
básicas como alimentación y vesti-
do, aunado al desplazamiento que
las tecnologías de la información
(celulares, computadoras, tablets,
etc.) han realizado en el mercado
de los muebles, es decir la gente
El empresario del mueble
tiene una ardua tarea
por delante ante un
panorama desolador.
La competitividad
y el desarrollo del
sector mueblero están
seriamente cuestionados
y es más, los propios
empresarios de esta
industria señalan un
rezago en su desarrollo
Durante los dos
últimos años, no
ha mejorado. Por
el contrario se ha
vuelto muy difícil