Página 38 - 379

Versión de HTML Básico

EDITORIAL
LÍNEA
Notimueble
2014
Una empresa debe lograr que
sus políticas de innovación fluyan,
para sobrevivir a la globalización.
No a la creación de más
reglamentos, controles y
limitaciones a las empresas exitosas
Editorial
Luis Pazos
www.notimueble.com.mx / Año 32 - Num 379 / 2014
EDITORIAL
LUIS PAZOS
ENTREDICHO
¡ E
ureka! o dicho
de otra manera,
¡Lo he encon-
t r a d o ! E s t a
exc l amac ión
atribuida al matemático griego
Arquímedes, nos recuerda el valor
que tiene ese momento creativo y
revolucionario que puede en un
momento transformar la manera
tradicional de hacer o ver las cosas.
Pero cuidado, ese chispazo que
brota de la mente creativa de un
diseñador, hablando propiamente de
la industria mueblera, no significa
que sea lo mejor, o que llegue a
solucionar problemas añejos de la
firma para la que trabaja. Hay que
recordar que la innovación forma
parte de un proceso en el cual par-
ticipan elementos y metodologías
determinadas.
Para que una idea brillante no
falle, es preciso dar un seguimiento
a conciencia a ese pensamiento
que se generó en el cerebro como
una ráfaga de luz y claridad. No es
difícil encontrar empresas donde
la creatividad e innovación de sus
trabajadores han colocado al borde
de la quiebra a la compañía y todo
porque no hubo quien analizara una
u otra propuesta.
Las empresas inteligentes deben
analizar cuáles son los eslabones
más débiles en su cadena de valor de
innovación, y más que corregir los
puntos débiles deben enfocarse en
reforzar aún más sus puntos fuertes.
Un punto importante a destacar y
un llamado a todos los directivos, es
valorar los esfuerzos de innovación
que llegan de abajo hacia arriba, es
decir, cuando los trabajadores se
involucran en el quehacer diario
y aportan ideas de mejora ya sea
en los procesos de manufactura,
diseño o comercialización, porque
esto significa que existe un verda-
dero compromiso por parte de los
empleados hacia la empresa.
Pero es necesario que estos actos
de innovación sean analizados por
los directivos, para verificar que se
equilibran con los objetivos de la
empresa. Una empresa debe lograr
que sus políticas de innovación
fluyan, porque solo de esta manera
sobrevivirán a los embates de la
globalización.
La innovación puede ser peligrosa
O
bjetivo muy loable
que el Poder Ejecu-
tivo y Legislativo
busquen un ambi-
ente de mayor com-
petencia, pero varios legisladores
y funcionarios toman el camino
equivocado al sobrereglamentar sec-
tores para teóricamente fomentar la
competencia y confunden empresa
grande con monopólica.
Legisladores y funcionarios
deben tener claro la diferencia en-
tre monopolio natural y artificial.
El natural es cuando una empresa
logra un lugar preponderante en
el mercado con mayor calidad,
menores precios y la preferencia
del público, sin que existan barreras
y prohibiciones para que cualquier
persona o empresa pueda ofrecer los
mismos artículos y servicios de la
empresa preponderante.
El monopolio artificial, que es
el más dañino, se da cuando una
empresa estatal o privada mantiene
un lugar preponderante en el mer-
cado, gracias a privilegios o leyes
que prohíben a otros competidores
dedicarse a la misma actividad. Ese
tipo de monopolios son los que de-
ben combatir la Comisión Federal
de Competencia Económica, lo
que implica suprimir privilegios,
leyes, reglamentos y barreras que
el mismo gobierno levanta a través
de leyes y reglamentos.
La lucha contra los monopolios
y el fomento de la competencia no
debe ser excusa para crear más regla-
mentos, controles y limitaciones a las
empresas exitosas, que se traduzcan
en disminución de su inversión,
creación de empleos y crecimiento.
Las políticas que llenan de trámites
y permisos un sector, reducen el
número de nuevos competidores,
pues aumenta los costos para iniciar
una nueva empresa. En nombre de la
competencia, la sobrereglamentación
llena de piedritas el camino para una
mayor competencia.
Es preocupante que una empresa
que quiere vender restaurantes a
otra, tenga que esperar por meses
un permiso de la Comisión Fed-
eral de Competencia Económica
para realizar esa transacción, lo
que implica aumento de costos y
burocracia innecesaria que reduce
la competitividad de las empresas
y de la economía mexicana.
Más competencia no se logra
con más reglamentación
C
uentan que en la
frontera litoral en-
tre México y Esta-
dos Unidos, había
un pescador que
todos los días salía con dos cu-
betas en mano para pescar langos-
tas. Una de las cubetas siempre
la llevaba tapada y la otra iba
descubierta, al ser cuestionado
por ello respondió: “en la cubeta
con tapadera coloco las langostas
gringas, porque en cuanto una
intenta salir, las demás las empu-
jan para que lo haga más rápido
y de no tapar la cubeta en poco
tiempo todas saldrían; en cambio
en la cubeta abierta dejo a las
langostas mexicanas, porque ahí
sucede todo lo contrario, cuando
una de las langostas intenta salir,
sus compañeras a toda costa lo
impiden por lo tanto no es necesa-
rio usar la cubierta, ellas mismas
se encargan de estar todas juntas
en el fondo del balde”.
Este breve cuentecillo, no es
otra cosa que una analogía de lo
que a veces sucede en nuestro
sector mueblero. No pocas son
las langostas que desgastan sus
energías en entorpecer el cre-
cimiento de sus compañeros o
colegas, con la falsa idea de que
en la derrota ajena, está la gloria
propia. ¡Error total!
Hoy es el momento de dar un
cambio radical y trabajar en favor
del sector en general, trabajar
hombro a hombro incluso con
nuestra competencia, viendo
hacia el futuro, con la certidum-
bre de que el bien colectivo es el
principio del bienestar individual.
La tarea es de todos
Para que la industria nacional
del mueble y transformación de
la madera, nuevamente retome la
posición económica que en algún
tiempo tuvo, es imperativo que
todos los eslabones de esta cadena
productiva, se comprometan a
trabajar juntos, con una misma
meta y con una visión en común.
Generalmente se atribuye el
éxito de una firma a su director
general, empero esta afirmación
es una falsedad, porque si bien,
existe una cabeza que comanda al
resto del equipo, el buen término
de un proyecto, es corresponsabi-
lidad de todos los involucrados,
desde quien tiene trabajos “sencil-
los”, hasta aquellos que cargan en
sus hombros el compromiso de
tomar fuertes decisiones.
Al igual que en una fábrica,
dentro de la global industria del
mueble y la madera, es indispen-
sable que cada miembro desem-
peñe con eficaz puntualidad sus
actividades. A quienes asumieron
el papel de fabricantes, deben
buscar que el producto ofertado,
sea realmente el que ayudará a
un taller a mejorar su produc-
tividad y rendimiento, la idea no
es “colocar” un pedido y luego
dejar a la deriva a su cliente.
Es como decía al principio una
cadena donde todos de una u otra
manera estamos involucrados.
Por lo tanto depende de cada
uno representar magistralmente
su papel, en este escenario pro-
ductivo, denominado: Industria
del mueble y la madera.
La exposición rentable
por excelencia
Sigue adelante la campaña de
difusión entre todo el sectormueblero
y de la proveeduría de la vigésimo
primera edición de Magna ExpoM-
ueblera a realizarse en enero de
2015, como siempre en la Ciudad
de México, un ciudad que ha sido
calificada pormuchos como la capital
de los negocios. Un título que es
del todo cierto, porque la capital del
país concentra hasta el momento a
los principales corporativos de la
industriadelmueble. Es obvioquepor
su posición geográfica, las ventajas
de transportación y comunicación
favorecen las relaciones comerciales,
ya sea hacia el norte o hacia el sur.
En las próximas semanas, los
asesores comerciales de Magna
ExpoMueblera, estarán visitando a
fabricantes de todo tipo demuebles y
a los distribuidores e importadores de
tecnología, maquinaria, herramientas
e insumos para trabajar la madera,
para hacer la invitación a que se unan
en lapróxima ediciónde esteproyecto
que hoy más que nunca es un medio
para reactivar las ventas.
Hay que recordar que Magna
ExpoMueblera, es una exhibición
con una larga trayectoria, que ha
generado resultados tangibles,
tanto para expositores como para
visitantes. En muchas ocasiones
se ha mencionado lo importante
que resulta para las firmas, par-
ticipar en eventos de promoción a
gran escala, como es el caso de las
exposiciones, por ser éste uno de
los mejores medios para encontrar
nuevos canales comerciales.
Bienestar individual
en lo colectivo
El gobierno debe
reducir barreras y dar
facilidades generales
a los que quieren
entrar a producir en
cualquier sector, sin
dividir o limitar a las
empresas grandes,
como sucedió el siglo
pasado en el campo,
al dividir latifundios
en minifundios
improductivos y limitar
la superficie de la tierra
para cada agricultor.
Varios legisladores y
funcionarios toman
el camino equivocado
al sobrereglamentar
sectores para
teóricamente fomentar
la competencia y
confunden empresa
grande con monopólica.