Página 38 - 380

Versión de HTML Básico

EDITORIAL
LÍNEA
Notimueble
2014
Los errores comerciales del
sector mueblero, se pueden
rectificar.
A veces los activistas son quienes
son los primeros en violar los
derechos humanos.
Editorial
Luis Pazos
www.notimueble.com.mx / Año 32 - Num 380 / 2014
EDITORIAL
LUIS PAZOS
ENTREDICHO
Si te equivocas, rectifica.
N
o podemos hablar
de democracia en un
país donde no se res-
petan los derechos
humanos fundamen-
tales: vida, propiedad y libertad. De
esos derechos humanos básicos,
inherentes a la
naturaleza humana o derechos
naturales, se derivan otros, como
la libertad de manifestar nuestras
ideas pacíficamente sin perjudicar
a terceros.
Solo los dictadores están en contra
de los derechos humanos, pero
muchos activistas que protestan por
sus violaciones son los primeros
en violar los derechos humanos de
los demás.La asamblea del Distrito
Federal, controlada por la izquierda
agrupada en el PRD, redujo las
penas a quienes causan desórdenes
públicos: rompen vidrios, pintarra-
jean paredes, golpean a quien se les
pone enfrente y bloquean vías de
comunicación.
Esas acciones violan el derecho a la
vida, a la propiedad y a la libertad
de ciudadanos pacíficos.
Cuando un gobierno o Comisión
de derechos humanos, antepone
intereses partidistas y políticos –
clientelares, al verdadero respeto a
los derechos humanos para todos,
los prostituyen.
Miles de ciudadanos productivos,
que con sus impuestos pagan los
sueldos de autoridades, legisladores
y comisiones de derechos humanos,
sufren ataques de angustia, pierden
citas con doctores, sus hijos no
llegan a la escuela y ellos a sus
trabajos, por la violación de sus
derechos de tránsito por quienes
bloquean vías de comunicación.
La violación a la libertad de mo-
vimiento de miles de ciudadanos,
que constituye un tipo de secuestro,
pues limita su libertad, parece no
importarles a muchas autoridades,
comisiones o grupos de derechos
humanos, cuyo compromiso parece
ser únicamente el de proteger y
garantizar impunidad a violentos
organizados y a quienes se dicen
activistas “sociales”, no el garantizar
los derechos de ciudadanos pacíficos
que los mantienen con sus impues-
tos, pero no están organizados.
Una cosa es permitir protestas pací-
ficas por excesos o incumplimien-
tos de autoridades y otra solapar a
violentos, que toman como bandera
la muerte o desaparición de estu-
diantes el mes pasado o hace 46
años, las que condenamos, pero no
dan derecho a nadie en un estado de
derecho a quemar carros, inmuebles
o bloquear carreteras.
Prostitución de los
derechos humanos
L
a sabiduría popular
no se equivoca y es
cierto que cada per-
sona tiene una per-
cepción diferente de
un acontecimiento, incluso de la
vida misma, algunos dicen que
es toda una maravilla, otros sin
embargo ven como una carga pe-
sada cada día que pasa; lo mismo
sucede al interior de la industria y
el comercio del mueble, mientras
unos dicen que este sector ya em-
pieza a despuntar y que las ventas
registran una ligera mejoría, otros
en contraparte, aseguran que la
situación va de mal en peor y que
difícilmente se podrá recuperar, es
más algunos pesimistas auguran
la desaparición de este sector
manufacturero.
Lo cierto es, que la situación por
la que atraviesa la industria es
cuestión de enfoques y de actitud.
En enero próximo nuevamente
se llevará a cabo ExpoMobilia-
rio, la feria del amueblamiento
más importante de la Ciudad de
México, a este evento acuden
siempre cientos de firmas nacio-
nales e internacionales que bus-
can una presencia en el mercado
mexicano; al término del evento,
algunas firmas manifiestan su
descontento y desilusión por los
resultados, otras sin embargo
aseguran que su participación
fue todo un éxito, porque además
de levantar pedidos, lograron
prospectar tantos contactos como
si hubieran trabajado 4 meses y
la pregunta aquí es ¿por qué esa
diferencia de experiencias? ¿Por
qué, la participación en un mismo
evento, con las mismas condicio-
nes, con el mismo público, con las
mismas oportunidades para unos
es exitosa y para otros no lo es?;
la respuesta es simple el trabajo
y la actitud de antes-durante y
después.
Esa es la clave. Aquella empresa
que se preparó con tiempo para el
evento, que durante la feria, tra-
bajo en equipo y que después dio
seguimiento a los requerimientos
de sus clientes, es aquella que
alcanzo sus metas y supero en
muchos casos las expectativas
que se tenían proyectadas.
No hay fórmulas mágicas y para
quienes tienen la intención de par-
ticipar en el evento mencionado
o en cualquier otro, la receta es
la misma: trabajar haciendo pre-
feria-feria y post-feria.
Haciendo Pre-Feria,
preparándose para el evento
Cuando una empresa toma la deci-
sión de participar en una exposición
sectorial, lo primero que tiene que
hacer es contratar con anticipación
su stand, porque de esta manera
tiene la oportunidad de seleccionar
un mejor espacio, con mejor vista,
recibiendo beneficios adicionales
por reservar con tiempo.
Antes del evento, las empresas que
asistirán a una feria, están obliga-
das a invitar a su stand a clientes
(cautivos y potenciales), además
de concertar citas con directivos de
empresas que puedan convertirse
en socios de negocios; de mane-
ra paralela a las invitaciones, es
importante preparar muestras de
exhibición, catálogos, folletos,
volantes, tarjetas de presentación,
promocionales, listas de precios,
descuentos por volumen o pronto
pago, presentaciones digitales y
CDS con información de su em-
presa y de los productos a comer-
cializar.
Todo ello con la finalidad de tener
material suficiente y oportuno para
presentar a los clientes.
El gran día ha llegado
Finalmente cuando la fecha del
evento llega, las empresas deben
estar preparadas al 100 % para dar
continuidad al trabajo previo que
se hizo. Para empezar el montaje
del stand debe ser lo más atractivo
que el presupuesto permita, tiene
que transmitir profesionalismo y
seriedad corporativa, que refleje
el esfuerzo adicional que se hizo
por presentar el producto de la
mejor manera posible. Una re-
comendación encarecida es que
Cada quien platica como le fue
en la feria
“Una cosa es
permitir protestas
pacíficas por
excesos o
incumplimientos
de autoridades
y otra solapar a
violentos.”
N
ingún humano es
perfecto y todos en
lo individual más
de una vez hemos
cometido errores y
como dicen por ahí, es de sabios
equivocarse y de locos persistir
en el error; en el área empresarial
sucede lo mismo y esto ocurre por-
que ciertamente las empresas son
dirigidas por personas, que aun con
toda la experiencia, conocimientos
y hasta con la asesoría de consul-
tores, muchas veces se equivocan
en sus decisiones, afectando ya
sea de manera inmediata o en el
mediano plazo el desarrollo de la
firma; sin embargo el crecimiento
no sería posible, sin estos errores,
que ayudan a quien los entiende y
corrige, superar obstáculos.Hoy
más que nunca muchos empresa-
rios están cayendo en la cuenta de
que en el pasado cometieron una
serie de errores que ocasionaron en
gran medida el estancamiento que
hoy vive la industria del mueble y
obviamente también en sus manos
está enmendar el camino, ejerciendo
acciones que permitan una vez más
posicionar al comercio mueblero,
como una actividad rentable.Mu-
chos muebleros se quedaron con
la idea de que una mueblería era
exitosa por el simple hecho de estar
ubicada en una buena zona comer-
cial, o por abrir puntualmente de
lunes a sábado, o por el amplio stock
que tenían; lamentablemente estas
prácticas –que funcionaron bien en
su tiempo- ahora no son suficientes
para mantener rentable a una fir-
ma, y debido a la evolución de los
mercados y las nuevas exigencias
de los clientes, ahora es imprescin-
dible descubrir nuevos derroteros
y seguir las mismas prácticas y
técnicas que emplean las exitosas
cadenas comerciales: buscar mejores
proveedores e incrementar la oferta
en su piso de ventas.Iniciando con
estas dos acciones, las mueblerías,
estarían en posibilidades de crecer
sus ventas, que es precisamente el
Talón de Aquiles de la mayoría
de los comercios muebleros del
país. Ahora bien, la mejor manera
de encontrar nuevos proveedores,
que estén dispuestos a hacer nego-
cios con la filosofía ganar-ganar,
es asistiendo a exposiciones espe-
cializadas, donde los fabricantes
serios acuden a presentar su oferta
y diferentes colecciones de mobilia-
rio.Que quede claro, no es solo el
hecho de asistir a un evento a mirar,
el objetivo debe ser estrictamente
comercial, preparar una estrategia,
buscar y contactar a aquellas empre-
sas que realmente puedan ofrecer
productos atractivos para el piso de
ventas, que trabajen con políticas
bien definidas hacia sus clientes, que
tengan la capacidad para entregar
los pedidos a tiempo, que sean res-
ponsables en sus contratos, en fin
buscar fabricantes que de manera
real estén comprometidos para hacer
sinergia con el comercio mueblero.
No es difícil encontrar en nuestro
país, exposiciones enfocadas a
la industria del mueble, es solo
cuestión de seleccionar aquellas
que respondan a las necesidades de
cada negocio y acudir al llamado
de los fabricantes y organizadores.
Mucho ha retrocedido el comercio
mueblero tradicional, y cada vez
están en riesgo de desaparecer más
y más tiendas, debido principal-
mente a una serie de errores que
en el pasado se cometieron y que
todavía hoy en día, repercuten ; la
buena noticia es que de los errores
se aprende y si se corrigen a tiempo,
se puede superar el problema. No
todo está perdido y hoy es cuando
las mueblerías deben asumir el reto,
cambiar, mejorar sus estrategias y
retomar el rumbo perdido.