Página 40 - 384

Versión de HTML Básico

Interiorismo
-
Notimueble
2015
40
Diferencia entre Interiorismo y Decoración.
Desde la prehistoria existe el
sentido de diseño y decoración,
empezando con aquel homo sa-
piens manchando su cueva con
colorantes vegetales y minerales
la necesidad del hombre de hacer
su hogar más cómodo y personal
se fue generando.
En el tiempo en el que desa-
rrollamos nuestra capacidad
creativa y cognitiva, empezamos
a ver el espacio interior como
algo más que un simple refugio
y entendimos que afecta nuestro
camino en gran medida.
Hoy en día tal vez conozcas a
alguien que esté pensando en
remodelar, rediseñar o redeco-
rar su casa o algún espacio en
particular ¿cierto? Tal vez esa
persona eres tú.
Cual sea el caso, es recomenda-
ble contar con el asesoramiento
de profesionales que nos ayu-
den a entender el espacio como
conjunto y a identificar a tiem-
po elementos y problemas que
pueden ser de vital importancia.
Pero, ¿qué necesitamos, un
interiorista o un decorador?...
¿No es lo mismo?
Esta es una de las preguntas más
comunes y al ser dos profesiones
tan relacionadas entendemos que
estos términos sean confusos,
e incluso que pensemos que
estamos hablando de lo mismo.
Si bien las fronteras de una
disciplina con la otra suelen
ser difusas, la respuesta es no.
Ambas intervienen el espacio
interior pero de manera muy
diferente.
“Un interiorista no estudia el
espacio, el espacio lo crea él
mismo”
Cuando un decorador entra en
un espacio existente estudia la
luz, materiales, tejidos, aca-
bados, muebles y demás ele-
mentos con los que ya cuenta
el espacio, su función es tratar
superficialmente este espacio
(pintar, adornar, revestir), con
la finalidad de generar un de-
terminado ambiente. Esto lo
logra interpretando los entornos
creados por el arquitecto o in-
teriorista y dándoles forma a su
manera para reflejar un estilo,
el cual depende en gran medida
del cliente o del proyecto.
El interiorista, por otro lado,
tiene una función más profunda
que indaga en aspectos de la
psicología ambiental, la arqui-
tectura, y del diseño de producto,
éste se enfoca principalmente en
la modificación y distribución
del espacio y no en aspectos
estéticos únicamente.
Aplica soluciones técnicas y
creativas dentro de una estruc-
tura funcional para mejorar y
facilitar la calidad de vida y
cultura de los ocupantes.
Tiene la capacidad de cambiar
la atmosfera, función y distri-
bución total de un espacio mo-
dificando muros, instalaciones
y materiales.Un interiorista ge-
neralmente se involucra con el
arquitecto en el proyecto desde
el principio o muy temprano
en el proceso, a diferencia del
decorador que no participa de
ninguna manera en el diseño y
distribución de la obra.
El interiorista en contraste con
el decorador debe tener claros
los códigos y reglamentos de
construcción así como paráme-
tros estructurales, es por esto
que la mayoría de las veces al
interiorista se le exige un entre-
namiento oficial y licencia para
ejercer como tal, mientras que el
decorador necesita únicamente
un diploma certificado.
“El interiorismo es un punto
intermedio entre la arquitec-
tura y la decoración”
Estos dos términos, por con-
fusos y semejantes, se siguen
usando indistintamente, si bien
es cierto que estas dos profesio-
nes cada vez están más ligadas,
ya que cada vez más incursiona
uno en la profesión del otro y
viceversa, éstos dos términos
no son sinónimos.
Así vemos que aunque el obje-
tivo de las dos disciplinas es el
mismo, identificar y aprovechar
al máximo los potenciales del es-
pacio incrementando las ventajas
del lugar y eliminando o disimu-
lando las desventajas, éstos no
trabajan de la misma forma ni
con los mismos recursos.
En cualquier caso, decoración o
interiorismo, si estás dispuesto a
hacer una pequeña redecoración
de tu estancia o incluso una re-
forma completa de los espacios
de tu hogar, negocio u oficina,
los consejos de un profesional
pueden ser indispensables para
materializar tus ideas y llevarlas
aún más allá de lo que imaginas.
Fuente: www.tallerveinticuatro.
com