Página 39 - 385

Versión de HTML Básico

39
2015
Notimueble
-
Interiorismo
Soluciones para conseguir un dormitorio bien decorado
y en armonía.
Claves a la hora de tener en cuenta los colores,el espacio, la luz, los textiles y accesorios básicos.
Uno de los espacios que más
incertidumbre nos ocasiona
cuando vamos a decorar —o
redecorar— nuestra casa, es
el dormitorio principal.
Una estancia en la que vamos
a pasar mucho tiempo y, lo
que es más importante, el que
destinaremos al descanso.
Esa incertidumbre se hace
aún mayor cuando somos
conscientes del amplio aba-
nico de posibilidades que hay
en el mercado.
Es entonces cuando surgen
dudas como ¿qué estilo me
apetece?, ¿qué colores serán
los más adecuados?, ¿qué tipo
de cama necesito?
Lo mejor es empezar por ana-
lizar la luz. Si el dormitorio es
poco luminoso tendremos que
optar por colores claros; si es
frío jugaremos con los colo-
res de los textiles para darle
calidez; y, si es pequeño, hay
que aligerar el ambiente con
muebles que no sean muy
pesados visualmente.
En cualquier caso, para los
dormitorios de matrimonio
una buena opción es optar por
los tonos relajados, como los
de la madera clara o los blan-
cos. Los cabeceros tapizados
en tonos neutros son una bue-
na opción y quedan muy ele-
gantes. También, se pueden
sustituir un par de mesitas,
que quitan espacio y generan
pesadez en el ambiente, con
una pequeña balda o mesa
auxiliar sin cajones, un tabu-
rete o una silla.Quedan muy
originales y nos proporcio-
nan sitio
suficien-
t e p a r a
d e j a r
nuestras
cosas. Lo
m i s m o
s u c e d e
c o n e l
cabece-
ro. Si no
encuen-
tras nin-
guno que
te guste,
b u s c a
una vieja
puerta en
un mer-
cadillo y
colócala en horizontal.
Respecto a la iluminación
individual, es decir, la que te-
nemos a los lados de la cama,
una opción que encanta son
los apliques en la pared o
unas pequeñas lámparas de
suspensión sobre la mesita
—o balda o silla— de noche,
en donde el efecto que vamos
a conseguir en nuestra habi-
tación será diferente y con
un toque muy original.
Pero si hay un elemento que
realmente es definitivo a la
hora de decorar la estancia
de descanso son los textiles.
Con ellos conseguiremos
calidez o frescura. Es posible
ambientar la estancia según la
época del año, simplemente
cambiando las fundas de los
cojines. Tanto es así que se
puede optar por una buena
serie de cojines a modo de ca-
becero apoyados entre sí, de
diferentes tamaños y tejidos.
Un buen truco es tener varios
en tonos neutros e introducir
otro de un solo color.
Éstos, a su vez, se pueden
combinar con el color de las
sábanas o la colcha. O inclu-
so del cabecero, si hemos
adquirido uno que destaque
por sus tonos, además de por
el material o la silueta.
Un toquecito que queda muy
“in” es colocar una mantita
cubriendo los pies de la cama
de algún color o estampa-
do igual o parecido que el
de algún cojín o incluso del
estampado del edredón o la
colcha.
Eso sí, hazte con una gran-
de, amplia, que caiga por los
lados y los pies hasta tocar
el suelo.
Son detalles muy
sencillos y que, en cuanto se
ponen en práctica y se apren-
de a combinar, nos ayudan a
sacarle cada día un poco más
de partido a la decoración de
nuestro dormitorio.